El miércoles 9 de agosto, el ecuatoriano Fernando Villavicencio, de 59 años, acababa de subirse a su camioneta al finalizar un mitin político cuando los atacantes abrieron fuego. Tres balas entraron por una ventana e impactaron su cabeza, según testigos.

Villavicencio fue un antiguo asambleísta y periodista dedicado a escudriñar entramados de corrupción, el candidato de centro falleció a 11 días de las elecciones del 20 de agosto.

Uno de los presuntos asesinos murió tras un cruce de balas con el equipo de seguridad y otros seis fueron capturados. Según la policía, todos son de nacionalidad colombiana. En una redada encontraron un fusil, una ametralladora, granadas y cientos de municiones.

Algunos de los detenidos fueron vistos manchados de sangre, en una fotografía similar a las que las autoridades de Haití divulgaron en julio de 2021. Entonces fueron 17 exmilitares quienes ingresaron a la residencia personal del presidente Jovenel Moise y lo abatieron frente a su esposa.

La macabra coincidencia deja en evidencia la “especialización” de la delincuencia organizada en Colombia y la extensión de sus tentáculos por el continente, dijo a la AFP Jorge Mantilla, investigador colombiano sobre el conflicto y crimen organizado.

Asesinato de Fernando Villavicencio

Ecuador vivió el primer asesinato de un presidenciable de su historia a días de elegir al sucesor de Guillermo Lasso. Investigaciones señalan la génesis de la violencia con la entrada de la cocaína principalmente por la frontera colombo-ecuatoriana, que luego sale desde el Pacífico rumbo a Estados Unidos y Europa. Por esa puerta han ingresado también a Ecuador guerrilleros y delincuentes colombianos con sus modus operandi de terror.

Mantilla explica que bandas de Ecuador dedicadas al tráfico de drogas “adquirieron su poder a partir de trabajar con organizaciones colombianas y posteriormente se independizaron” y fortalecieron.

El jueves el ministro del Interior, Juan Zapata, se refirió a los detenidos simplemente como “extranjeros”, aunque aseguró que son “miembros de un grupo delictivo” que asesinó a Villavicencio en un “intento de sabotaje” de las elecciones.

Aún no se ha esclarecido quién ordenó asesinar al político, que había dicho ser blanco de amenazas de la narcobanda Los Choneros. Lasso responsabiliza al crímen organizado. Supuestos miembros de la organización Los Lobos se atribuyeron el hecho en un video que no ha podido ser verificado.

Según reveló la prensa colombiana, los capturados tienen antecedentes criminales en su país. Algunos ya habían sido condenados por fabricación y tráfico de armas. Otros tienen antecedentes por hurto, tráfico de estupefacientes, homicidio o violencia intrafamiliar, según una el canal de televisión Noticias Caracol.

Aún no se ha esclarecido quién ordenó asesinar al político, que había dicho ser blanco de amenazas de la narcobanda Los Choneros. Lasso responsabiliza al crímen organizado. Supuestos miembros de la organización Los Lobos se atribuyeron el hecho en un video que no ha podido ser verificado.

Según reveló la prensa colombiana, los capturados tienen antecedentes criminales en su país. Algunos ya habían sido condenados por fabricación y tráfico de armas. Otros tienen antecedentes por hurto, tráfico de estupefacientes, homicidio o violencia intrafamiliar, según una el canal de televisión Noticias Caracol.

En la actualidad, los 17 detenidos en Haití siguen tras las rejas sin que se conozcan los autores intelectuales del magnicidio. Otro intentó escapar, pero fue capturado en Jamaica y extraditado a Estados Unidos.

El deceso de Moise agravó la crisis social del empobrecido país caribeño, también sumido en la violencia de las pandillas. El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, llamó la atención sobre la relación de los dos hechos. “Esas bandas criminales de sicarios llevan ese modelo colombiano, lamentablemente, de asesinatos políticos, de sicariatos, fuera de las fronteras”, dijo en un mensaje de aliento a Ecuador.

El presidente colombiano, Gustavo Petro, aseguró recién llegado al poder, en agosto de 2022, que su nación tenía una “responsabilidad” por la muerte de Moise, pero ha guardado silencio con el caso de Villavicencio.