Washington, 7 jul (EFE).- La investigación del fiscal especial Jack Smith al expresidente estadounidense Donald Trump (2017-2021) por su implicación en el asalto al Capitolio de 2021 y el robo de documentos clasificados de la Casa Blanca costó unos 9 millones de dólares al momento.

El balance facilitado este viernes por el Departamento de Justicia especifica que desde el nombramiento de Smith en noviembre de 2022 y hasta el 31 de marzo, su despacho ha desembolsado 5,4 millones de dólares en personal, viajes o adquisición de material, entre otros servicios. , mientras que otras agencias del Departamento de Justicia han invertido $3.8 millones.

En esos 3,8 millones está incluido el coste de seguridad asignado al fiscal especial, que antes de ser designado para esa tarea era el fiscal de La Haya para crímenes de guerra en Kosovo. Otro de los rubros más importantes, de 2,6 millones de dólares, corresponde al pago del salario del personal.

Trump fue acusado en junio ante un tribunal de Miami por retención ilegal de secretos gubernamentales, obstrucción de la justicia y conspiración, entre otros delitos. Era la primera vez en la historia del país que un expresidente era acusado de cargos federales y esa acusación se produjo en plena campaña para las elecciones presidenciales de 2024.

Según la acusación, el expresidente republicano se llevó de manera ilegal cientos de documentos clasificados, incluidos secretos nucleares, que almacenó en varios puntos de su mansión de Mar-a-Lago (Florida) cuando dejó la presidencia en 2021, como un dormitorio, un salón de baile, un baño y una ducha.

La investigación sobre su papel en el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021, que tuvo lugar mientras se certificaba la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones de noviembre del año anterior, sigue abierta.

Trump ha reiterado en numerosas ocasiones que se considera víctima de una «cacería de brujas», mientras que la Fiscalía se ha recordado a sí mismo que nadie está por encima de la ley.

El expresidente también había sido imputado en marzo en un tribunal de Manhattan (Nueva York) por pagos irregulares para silenciar a la actriz porno Stormy Daniels durante su campaña electoral de 2016. Este fue el primer cargo de delito penal presentado contra un ex presidente de los EE. UU., en ese caso a nivel estatal, no federal.

Según otro informe también difundido este viernes por el Departamento de Justicia, el fiscal especial Robert Hur, asignado a investigar los documentos clasificados encontrados en la casa de Delaware del actual presidente, Biden, gastó 615.962 dólares entre el 12 de enero y el 31 de marzo.